En este blog aparecen algunas imágenes que encuentro por internet que,normalmente, son acompañadas del nombre de su creador. Sólo intento transmitir mi amor por el Arte, pero si alguien no quiere que aparezcan sus imágenes aquí sólo tiene que decírmelo e inmediatamente serán retiradas.

jueves, 9 de diciembre de 2021

SENSACIONES XXXV


Es increíble cómo cambian los pensamientos según el lugar donde estés... Párate a pensar. Si has estado en una ciudad monumental y artística como Roma, Florencia o Viena, notas como todo tu ser se transforma e irradia sensibilidad, haciendo q te sientas feliz y orgullos@ de formar parte de esta humanidad, que es capaz de pensar y materializar las pasiones más recónditas del alma. Cuando, sin embargo, te pierdes en medio de la naturaleza, en parajes arbolados, montañosos, con riachuelos q rompen el silencio del lugar, tu alma siente paz y deseas la soledad de esa perfección inhumana, a la q jamás llegarás en ninguna ciudad. Y qué me decís del mar? No hay lugar mejor para sentir bienestar físico y mental como un asiento en primera fila frente a esa ingente masa de agua que va y viene hacia tí, construyendo rizos de sal q chocan en las rocas o se deshacen por el camino intentando alcanzar la orilla...
Yo al menos no soy la misma aquí que allí, con mar o con piedras, con sol o con nubes... contigo o sin tí... 

martes, 23 de noviembre de 2021

SENSACIONES XXXIV

Lucio Fontana, Concepto espacial (1962)


    Hace un tiempo leí por ahí que la felicidad también debería dejar cicatrices, como las penas, los desengaños y las caídas en el patio del colegio jugando a pillar, y así podríamos recrearnos también en ellas de vez en cuando, del mismo modo que lo hacemos en épocas de bajón anímico en esas cicatrices profundas y feas... Pero no... Hay que hacer un esfuerzo para recordar los buenos momentos y las sensaciones que nos invadieron mientras los vivíamos... 
No es justo... Pero la vida no lo es...


martes, 16 de noviembre de 2021

REMINISCENCIAS EN EL CAFE

 
La autómata (1927), Edward Hopper
    El simple olor a café de esta mañana me ha llevado a recordar aquellos tiempos de café estudiantil, cuando saboreaba ese aguachirri desatrancador de cañerías, mientras el bullicio del garito me recordaba que era una entre un millón, una más intentando ser alguien en la vida, otra pipiola que cree tener tanto tiempo por delante que parece infinito. El simple olor a café de esta mañana me ha llevado a recordar aquella sensación de poder hacer todo lo que me propusiera y que siempre iba a tener tiempo para hacerlo... 

    Mientras daba el primer sorbo abrasador a la taza, eché de menos sobre la mesa aquella carpeta del grosor de un adoquín llena de apuntes, apuntes a boli, con letra ilegible, entre taquigráfico y jeroglífico, que me convirtieron durante años en experta en epigrafía.

    El sabor a café en mi boca me ha sabido a aquellos besos ingenuos, en los que se me iba la vida en cada uno de ellos, y que rememoraba en mi cabeza una y otra vez en la soledad de mi cama de 90cm, en la que cabían fantasías kilométricas que me hacían estremecer en la oscuridad.

    Y terminando el café añoro ese "otro cafelito?" que hacían eternas las tardes de tertulia donde se arreglaba el país, la educación, el conflicto con una amiga, o aparecían nuevos problemas que hacían necesario quedar ese fin de semana para pegarnos una juerga y olvidarlo todo...

    El simple olor a café me ha recordado todo eso... pero ya no me sabe igual.

lunes, 15 de noviembre de 2021

LO QUE NECESITABA SABER SOBRE EL ANTIGUO EGIPTO: ¿Qué había antes de los faraones?

    Muchos entendidos en la materia coinciden que nuestros ancestros más lejanos provienen del continente africano, concretamente de la zona del Valle del Rift, formado por el movimiento de las placas tectónicas que hicieron que las características ambientales modificaran el hábitat al norte y al sur de este accidente geográfico, siendo uno más duro que el otro para sobrevivir, lo que hizo que esos primeros homínidos tuvieran que buscarse la vida en otro sitio... y empezó la conquista del planeta... Esto que he resumido en pocas líneas sucedió durante cientos de miles de años, con muchos matices, con muchas incógnitas y con muchos "peros", en los que no me voy a meter porque lo que nos interesa es que, muchos miles de años después y mucho más al norte, el hombre nos dejará pruebas de que ya andaba por allí, a los pies del Nilo, en un paraje que dista bastante de lo que hoy conocemos.

    La transformación que el Valle del Nilo ha sufrido desde el Paleolítico (hay quien lo aleja hasta el 700000 a.C.), ha hecho que las pruebas materiales del paso de los primeros humanos sean muy pocas: algunos choppers y lascas, que no pueden fecharse por encontrarse descontextualizados; hachas de mano, provenientes de unos erosionados yacimientos achelenses; núcleos, lascas y hojas levallois; hasta que llegamos a época neolítica y se comienza a encontrar una cerámica tosca y sencilla, junto a herramientas líticas y pruebas de asentamientos y vida comunitaria en zonas que, posteriormente, van a ser fundamentales en la Historia de Egipto. 

    Pero en mi opinión la cosa se pone interesante a partir del 5000 a.C., con lo que se conoce como "Cultura Badariense", cuyo nombre proviene de la región en la que se desarrolló, la región de El Badari. ¿Y por qué creo que es interesante? Pues porque es la primera vez que se puede atestiguar la agricultura en Egipto!!! Y ya sabemos lo que conlleva que haya agricultura: asentamientos permanentes, aparición del comercio, desarrollo cultural, etc, etc, etc... Aunque no se han encontrado restos de asentamientos permanentes, muchos expertos en la materia piensan que es muy probable que los hubiera en la llanura de inundación y que, con el paso de los siglos, sus restos han sido arrastrados y enterrados bajo el aluvión del potente Nilo. De lo que sí hay constancia es de asentamientos de corto período de ocupación y campamentos "estacionales", que eran usados para cazar y para mover el ganado. Además hay que añadir la multitud de herramientas y artefactos que forman parte de su cultura material y que los hacen tener unas características propias, de las que considero son más destacables tres:

- La cerámica, de superficie "ondulada" (arañada con un peine y luego pulida), recipientes carenados y con color amarronado que se oscurece en la parte superior (el color negro se debía a que se cocían boca-abajo, y esa parte era la que más se calentaba y, por tanto, se oscurecía).

- Figurillas femeninas de arcilla y marfil, en las que se empiezan a atisbar rasgos de la característica escultura egipcia, como es el hieratismo y la frontalidad.

- Las paletas de grauvaca, paletas de maquillaje que empiezan a ser populares en este momento, aunque por ahora tienen formas simples, rectangulares u ovaladas.

    Y no podemos olvidarnos de la mejor fuente de información arqueológica de Egipto: los cementerios. En la cultura badariense los enterramientos se encuentran dentro del asentamiento, formando parte de la vida diaria y normal de la comunidad; se encuentran agujeros en el suelo, con el difunto en posición fetal sobre una estera, con la cabeza hacia el sur y mirando al oeste... ese oeste tan significativo para la simbología funeraria egipcia. Lo que me resulta más curioso, es que no se ha encontrado ni una sola tumba de niños, lo que daría para multitud de conjeturas en las que mejor no entrar. En cuanto al ajuar que acompaña a los difuntos, nos habla de mayor o menor riqueza de la persona en cuestión, sin embargo no demuestra que haya diferenciación social, es decir, tenía más o menos que su vecino, pero no era más o menos que él, es decir, era una "sociedad" igualitaria.

    Pero a partir del cuarto milenio a.C., posiblemente conviviendo en el tiempo con el Badariense, comienza el Período Nagada, algo más al sur, y con él se consigue afinar mucho más la cronología de este período del Antiguo Egipto gracias a Flinder Petrie, que estableció el sistema conocido como "sequence dates" a partir de la forma y decoración de los recipientes cerámicos encontrados en un cementerio... con más de 3000 tumbas!!! En base a esta clasificación, podemos hablar de 3 períodos o etapas dentro del Nagada:


1. Nagada I o Amraciense (4000-3500 a.C.), al sur de El Badari, en el sitio de El Amra.

2. Nagada II o Gerzense (3500-3200 a.C.), en el sitio de Gerza, cerca del oasis de El Fayum, aunque en este período hubo una importante expansión hacia el norte (extremo oriental del delta) y hacia el sur (Nubia).

3. Nagada III o Predinástico o Dinastía 0 (3200-3000 a.C.), hay una clara diferenciación entre el Alto y el Bajo Egipto, pero empieza el camino hacia la unificación

    Os recomiendo que tengáis un mapa cerca para ir viendo la evolución de la historia de Egipto, ya que os va a facilitar mucho la compresión de la magnitud de lo que ahí se estaba cociendo... 

    Comenzamos Nagada I con la cerámica, como no puede ser de otro modo, y nos encontramos que los recipientes van teniendo una decoración que antes era inexistente, que va desde formas geométricas y vegetales a dibujos de animales y figuras humanas, aunque se siguen encontrando piezas del badariense, lo que nos hace suponer que convivieron en el tiempo ambas culturas y hubo ciertos intercambios "comerciales" entre ellos. Son muy interesantes también las estatuillas funerarias, que ya existían en el Badariense, y que ahora a menudo aparecen como único ajuar; seguimos viendo el énfasis en los rasgos sexuales masculinos y femeninos, pero además aparece la barba, puntiaguda, quizás ya como símbolo de poder, pues posteriormente será un elemento que sólo aparecerá en la representación de reyes y dioses. Estudiando tanto la cerámica como estas estatuillas, nos damos cuenta de algo: los ajuares, aunque sencillos en su mayoría, son cada vez más sofisticados, más "exclusivos", es decir, son objetos hechos por y para el enterramiento, no para su vida diaria, lo que nos lleva a pensar que existe una cada más incipiente especialización en su manufactura, debido seguramente a las cada vez más incipiente demanda. Todo esto nos habla de una sociedad cada más estructurada, diversificada y con tendencia a la jerarquización.

    En Nagada II hay que destacar dos hitos importantes y diferenciadores: por un lado, la expansión al norte y al sur; por otro, los enterramientos. En lo que respecta a estos últimos, hay un enorme desarrollo tanto en lo que respecta a las tumbas en sí, ya que son más grandes, con diferentes tipos de tumbas y de ataúdes, como en los ajuares y rituales, más ricos y complejos; incluso se han encontrado los primeros intentos de momificación, a base de tiras de lino que envolvían los cuerpos, en una tumba doble de Adaima. La cerámica es ahora color crema, con los dibujos en ocre, y el tema estrella es el barco, símbolo de categoría social. Pero sobre todo el barco va a ser el mejor medio de transporte en una cultura cada vez más amplia, geográficamente hablando, con el Nilo como vía fundamental de su desarrollo. Tanto es así, que en estos años se desarrollan 3 grandes centros urbanos, unidos por los mismos rasgos culturales: Abydos, Nagada y Hieracómpolis... os suenan??? Pero no se van a quedar sólo en esa región del Sur... mucho más al norte, muy cerca del actual El Cairo, se estaba desarrollando al mismo tiempo la ciudad de Maadi, y mas al norte, en el Delta del mítico Nilo, la ciudad de Buto. Ambos núcleos muestran unas peculiaridades muy diferentes a las ciudades del Alto Egipto, pero hay pruebas que evidencian la comunicación entre ambas zonas, como es la cerámica Nagada y objetos muy significativos como las paletas de grauvaca (que servían para el maquillaje), con relieves y formas animales, o las cabezas de maza piriformes, símbolo de poder que llegarán a época faraónica.

Maza del Rey Escorpión
Paleta de grauvaca









    Todo esto que os cuento de manera tan resumida nos lleva a Nagada III, donde la jeraquización de la sociedad se ha hecho ya incuestionable, y cuando las diferencias entre el Alto y el Bajo Egipto eran tan evidentes, y al mismo tiempo era tan evidente la conveniencia de reunirlos bajo un único mando que, en algún momento entre el 3200 y el 3000 a.C., se produjo la famosa unificación de Egipto... por algo se conoce también como Dinastía 0. Se puede decir que fue el Alto Egipto la cuna del poder real, donde se rendía culto al rey muerto (en Abydos) y al rey vivo (en Hieracómpolis), cuyo símbolo ya era el dios Horus. Nos encontramos ya los primeros vestigios de la lengua egipcia temprana, en pequeñas etiquetas que representan los primeros jeroglíficos, y que servían para identificar quizá la procedencia del contenido de las vasijas. Los excedentes de la agricultura servían para realizar intercambios comerciales incluso con algunas regiones del Líbano, pero nada comparado con el enorme desarrollo comercial que vivían en el Bajo Egipto, donde hay vestigios de relación con gran parte de Asia y otras regiones del Mediterráneo. Este es uno de los motivos por los que el control del dios-rey se extendió hacia el Norte, originándose nuevas ciudades como centros administrativos del Estado. No se sabe a cienca cierta cómo se llevo a cabo esa unificación entre el Alto y el Bajo Egipto, aunque tenemos algunos vestigios materiales que pueden estar hablándonos de una transición belicosa: la Paleta de Narmer, la cabeza de maza de Narmer y la cabeza de maza del rey Escorpión.


    En la famosa Paleta de Narmer, vemos al rey por un lado con la corona blanca del Alto Egipto, levantando su maza sobre un enemigo, mientras que por el otro lado Narmer aparece con la corona roja del Bajo Egipto, pasando revista a sus enemigos decapitados. Observamos ya elementos que van a formar parte durante muchos años del ideario faraónico: la maza, las coronas, el halcón, el enemigo sujeto por el rey y  pisoteado por el toro, la cabeza de Hathor... Comienza la época de los faraones!!!

    


domingo, 17 de octubre de 2021

LO QUE NECESITABA SABER SOBRE EL ANTIGUO EGIPTO: ¿De qué va esto?

    Tengo que reconocer que nunca me había planteado la Historia de Egipto ni más allá ni más acá de su período de esplendor faraónico, es decir, ni me había interesado sobremanera la prehistoria de esta zona de Africa, a pesar de lo interesante que es este continente al respecto, ni me atraía el Egipto de la Baja Epoca, el ptolemaico, ni el romano. Lo confieso... siempre me he dejado llevar por el misterio de sus jeroglíficos, sus pirámides y sus templos, desde un punto de vista artístico y, porqué no reconocerlo, mágico.

Si... esto también es una escultura egipcia
    Pues bien, estoy aquí para reconocer este error imperdonable para una Historiadora del Arte, que ha dejado de lado el contexto, que es parte fundamental de la interpretación, para embriagarse con los colores, las formas y las dimensiones de lo que el paso del tiempo nos ha legado de esta fascinante y (super)desconocida cultura.

    Para compensar este agravio, he decido compartir y divulgar, a todo el que quiera escuchar, unas breves (o no tan breves) notas sobre la Historia del Egipto Antiguo, para que veáis que Egipto no empieza ni acaba con las pirámides, Tutankamón y Nefertiti. Los post se llamarán "Lo que necesitaba saber sobre el Antiguo Egipto" y el título se completará con el tema a tratar. El primero lo tendréis disponible muy pronto.

    Pido perdón de antemano, porque mi idea para no aburrir al personal es escribir varios post desglosando diferentes temas que, en conjunto, os pueden ayudar a tener una compresión global del contexto histórico que rodea a todos esos monumentos, esculturas y obras de arte, pero no puedo poner plazos de publicación porque todavía tengo que invertir muchas horas en trabajar para pagar el recibo de la luz y mi tiempo libre es limitado. 

    Y termino anticipándome a futuros comentarios: Todo lo que leáis en mis post es discutible, puede estar equivocado y/o incompleto (lo que se hace extensible a toooodo el blog), por lo que todos vuestros comentarios serán recibidos con mucho agrado si son constructivos, no destructivos... si no aportas, aparta! Espero recibir muchos comentarios con sugerencias de libros, web, etc, con aportaciones interesantes y, sobre todo, de gente locamente enamorada de Egipto...

Como dice Nacho Ares, Egiptolocos!

    

domingo, 11 de abril de 2021

La Ciudad "Perdida" de Luxor que no estaba tan perdida...

Una de las momias trasladadas
Esta semana ha saltado a todos los medios de comunicación la noticia del descubrimiento de lo que llaman "La Ciudad Perdida de Luxor", que califican como el hallazgo más importante desde la tumba de Tutankamón. En un principio, me asombró muchísimo, pues no tenía conocimiento de que se estuviera realizando ninguna excavación de esa magnitud, pero ya estoy acostumbrada desde hace unos años a estos golpes de efecto por parte de las autoridades egipcias, que no dejan de anunciarnos cada "X" tiempo alguna noticia o hallazgo extraordinario. Recordemos que el día 3 de este mes, presenciamos atónitos el traslado de las momias más importantes al nuevo Museo de El Cairo y, a principios de año, se anunciaba también a bombo y platillo los sorprendentes nuevos hallazgos en la necrópolis de Saqqara... Minucias, en comparación con el "descubrimiento" de una "Ciudad Perdida"... Descubrimiento??? Perdida???

Entre las informaciones que buscaba en los medios digitales y en televisión, encontré una entrevista a un arqueólogo español que trabaja en Luxor, llamado Jose Manuel Galán, y que, por fin, daba referencias acerca de la localización de esta "Ciudad", muy cerca de los Colosos de Memnón, en un lugar de continuo paso de turistas, por donde él mismo pasaba todos los días... En otro lugar leí que parecía que estas construcciones se expandían hacia Deir el-Medina, la ciudad de los artesanos que trabajaban para el Valle de los Reyes... y con toda esta información, me fui a Google Maps y comprobé que, a pesar de que las imágenes aéreas no son demasiado buenas, si que se intuye una zona muy prolífica en yacimientos arqueológicos, con multitud de monumentos importantes y, sobre todo, un lugar muy propicio para la existencia de una ciudad.


Entonces pensé, ¿de verdad no sabían que ahí había unos restos arqueológicos de magnitud suficiente para llamar la atención de alguien? Y buscando y buscando, al final, encontré la respuesta... una respuesta que no se ha difundido lo suficiente y que ha sido obviada por el mismísimo Zahí Hawass, que ha llegado a decir "muchas misiones extranjeras buscaron esta ciudad y nunca la encontraron". Admiro profundamente a Hawass y quiero pensar que estas declaraciones han sido malinterpretadas o fruto de un desconocimiento de las fuentes europeas, pero el caso es que esta ciudad si que estaba ya encontrada... desde los años 30 del pasado siglo XX nada menos!!!

Fue gracias a las redes sociales que encontré a Laura, una joven egiptóloga que comparte con todo el que la quiera escuchar sus conocimientos sobre el Antiguo Egipto, y que os recomiendo la sigais en instagram y youtube porque es muy ameno escuchar sus explicaciones. Laura fue quien sacó a la luz el hecho de que este yacimiento no ha sido descubierto, sino "redescubierto" en la actualidad, y ha compartido la publicación que lo demuestra, fechada en 1936, a manos de Alexandre Varille, donde habla del Templo de Amenhotep III y ya hace referencias a esta ciudad, que la califica de "villa" y no de ciudad, con hallazgos tan interesantes como multitud de piezas cerámicas, hornos, etc. En este libro, incluso se aportan fotografías de la época donde podemos ver cómo estaba en ese momento los restos arqueológicos y, desde luego, no estaban ni mucho menos enterrados bajo al arena, sino que podían verse perfectamente. 


Fotografía de Varille de 1934

Fotografía de elplural.com actual



Entonces, ¿nos ha engañado Zahi Hawass y los medios de comunicación? No me atrevería a decir tanto, pero si que es cierto que han omitido información. Hubiera sido más honesto explicar que desde septiembre han estado "re-excavando" un yacimiento del que ya se tenían noticias con anterioridad, pero ha sido ahora, por supuesto con la inestimable colaboración de mi admirado Hawass, cuando se ha "re-descubierto" y estudiado como se merece. Sin embargo, nada de esto le quita ni un ápice de su importancia, ni por supuesto del gran mérito que tienen el equipo de investigadores y arqueólogos que están trabajando aquí, pues han sacado a la luz un asentamiento que escondía muchas sorpresas, hasta el punto de calificarla como "la Pompeya de Egipto". Espero ansiosa las publicaciones sobre los hallazgos, que van a arrojar mucha luz sobre la desconocida vida cotidiana de los egipcios de a pie, esos que, como tu y como yo, son anónimos, pero que con sus pequeñas historias han construido esa Gran Historia que es tan necesaria conocer.


lunes, 7 de diciembre de 2020

Lo que nos estamos perdiendo sin saberlo

No soy quién para juzgar, ni mucho menos denunciar, las malas decisiones de nuestros gobernantes, y eso que hay tanto, pero taaanto de lo que quejarse, que ya lo tenemos como algo cotidiano y totalmente asumido, quedando como único consuelo el archiconocido "derecho al pataleo", que no sirve de nada y a mi, sinceramente, no me hace sentir mejor. En el tema que ocupa este post, está el agravante de que es algo que la gran mayoría de cordobeses ni conoce, ni denuncia, ni patalea, es más, les da igual, porque ya están cansados de que "se haga un agujero y salgan piedras", sentimiento que yo siempre he achacado a la falta de educación patrimonial, cultural e histórica, y se ve reforzada por la falta de "empatía arqueológica" de las constructoras y de la administración pública, que van a lo que van y encima nadie les para los pies. Porque no nos engañemos, esas catas que se realizan previas a la construcción de un edificio, son migajas que se han conseguido de la administración, con las que mantienen entretenidos al humilde sector de la arqueología de nuestra ciudad, inexplicablemente insignificante, comparado con la riqueza que nos rodea sobre y bajo nuestros pies. 

Mi frustración se agrava cada vez que voy a dar un paseo por estas zonas nuevas que están haciendo que Córdoba crezca hacia el oeste, rodeando esa ronda tan necesaria (es indiscutible) y al mismo tiempo tan fértil, en cuando a hallazgos arqueológicos se refiere, aunque interese más el beneficio económico que las miles de viviendas de obra nueva están generando. Yo suelo pararme a contemplar y a hacer fotos de lo que allí va apareciendo y, por esa curiosidad mal-bien-sana que tenemos los seres humanos, atraigo las miradas de más gente, que se paran también a curiosear sobre aquello que merece ser fotografiado. Algunos se apartan rápido al comprobar defraudados que lo que estoy mirando y fotografiando son sólo piedras, pero otros se detienen a mirar, incluso a VER, que lo que allí hay es algo importante, que habla de nosotros, de cómo éramos, de cómo vivíamos, incluso alguien ha llegado a decirme: "es impresionante, verdad?", a lo que yo sorprendida he contestado: "mucho, pero va a desaparecer", y creo que con esa respuesta le lancé un pequeño dardo de pesimismo que hizo remover un poco su conciencia cordobesa... o eso quiero pensar.

Quiero compartir aquí algunas de esas últimas fotos que he hecho, en concreto en uno de los solares de la Calle Escritora Elena Quiroga, que corre paralela a la Ronda Oeste, muy cerca de los campos de futbol del Open Arena. Por mucho menos de lo que se ve en estas fotos, en otras ciudades han montado un parque arqueológico, aunque yo me conformaría con que no se destruyeran estos hallazgos y se construyera sobre ellos, poniendo en práctica algunas de las soluciones arquitectónicas que ya se han usado en otros casos... Querer es poder.



Calle, viviendas y conducción de agua residual

Esquina inferior izquierda, letrina? pozo ciego?

Canalización de atanores que desembocan
en algún aljibe

Canalización de agua

Dos brocales de pozo muy cercanos

Obsérvese el pavimento con diferente piedra

Canal de desagüe y canalillos secundarios


miércoles, 25 de noviembre de 2020

Ya era hora: recuerdo de mi viaje a Egipto

Estaba aquí matando el tiempo de mi último día de vacaciones, donde me permito el lujo de perder algo de tiempo en pensar banalidades y en empezar cosas que nunca acabaré, como es costumbre en mí (la peor costumbre que tengo en mi opinión), pensando en todo este 2020 tan anormal en todos los sentidos, y recordando mi última escapada viajera a Bilbao, allá por el mes de febrero, cuando ya se empezaba a tener al coronavirus hasta en el sopa, pero no lo suficiente como para evitar que viajáramos por placer... aunque sólo dos semanas después estábamos ya confinados... 

Sala de Richard Serra
Pues estaba recreándome en una visita mental por el Guggenheim y sus alrededores, recordando las sensaciones que tuve al ver el edificio de F. Gehry, buscando todas las perspectivas que podía y que parecían no tener fin, como ocurría con la enorme sala dedicada a Richard Serra, cuyas piezas ya por sí solas sorprenden por su magnitud, aunque no fue menos sorpresa la que experimenté recorriéndolas por dentro y por fuera, porque no sabes si son esculturas o arquitecturas, pero lo que sí te das cuenta enseguida es que son auténticas máquinas temporales/espaciales donde pierdes la noción del tiempo y el espacio como si te engulleran y te escupieran en otra dimensión... simplemente hay que experimentarlo...

Y, recreándome en este pensamiento, inevitablemente me trasladé a Egipto y a sus pirámides, donde tuve la misma sensación de enormidad desde que las ví desde lejos, asomando entre los altísimos edificios de El Cairo, e igualmente perdí la noción de tiempo y espacio conforme iba adentrándome en la Gran Pirámide de Keops... Y entonces he caído en la cuenta de que... no he hecho ninguna entrada sobre mi viaje a Egipto!!! Un viaje incansablemente pedido a los Reyes Magos, a los Hados, a Horus, al calvo de la lotería de Navidad... el viaje de mis sueños... 

¿Por qué no he escrito nada sobre El Viaje? Hace ya año y medio que visité buena parte de "Kemet" y pisé "Deshret", navegué por el Nilo y me perdí (literal) en el famoso Museo de El Cairo. Pues, después de madurarlo durante todo este tiempo, voy a confesarlo de una vez por todas... me decepcionó. Me duele reconocerlo no sabéis cómo, pero fue así. 

Conforme trascurrían los días e iba visitando más y más sitios, la sensación que me quedaba al final del día, además de un enorme cansancio por lo apretado de los horarios y lo poco que nos dejaban dormir, era que no estaba siendo lo que esperaba. Pero, ¿qué esperaba? Era un viaje tan ansiado, tan imaginado, tan leído y estudiado, tan deseado, que las expectativas estaban demasiado altas y, sólo si me hubiera topado con el mismísimo Tutankamón, hubiera sentido que estaba en mi Egipto soñado. Visité todos los sitios emblemáticos del antiguo Egipto, desde Luxor hasta Asuán, desde el Valle de los Reyes hasta el Templo de Philae, y vi en vivo y en directo todo lo que había visto mil veces en fotografías. Precisamente por eso el factor sorpresa estaba totalmente ausente en mí y asistía, en parte un poco celosa, a las ostentaciones de asombro que hacían mis compañeros de viaje.

Lo qué si me sorprendió, y mucho, fue el crucero por el Nilo, que acepté resignada por ser la manera más fácil de trasladarnos de un lugar a otro, aunque tuviera que ceñirme a un itinerario previamente preconcebido y, tengo que reconocerlo, necesario para poder viajar a este país. Pensaba que el tiempo que iba a pasar en el crucero sería tiempo perdido, malgastado, y sin embargo las horas que pasé en cubierta han resultado ser las más inolvidables; subíamos contracorriente río arriba, por lo que la navegación era relativamente lenta, y permitía ir admirando el paisaje cambiante, ahora verde, ahora amarillo, ahora la nada, ahora el todo, animales, seres humanos, aves, vacas, niños bañándose, un hombre arando el humedal, una pequeña choza, un poblado con un alto minarete... precisamente al pasar por estos pequeños pueblos, con uno o varios minaretes, la atmósfera se tornaba mágica cuando, entre esa luz tan especial que ilumina las riberas del Nilo, se colaba la llamada del almuédano y sus oraciones resonaban en la lejanía como voces antiguas, haciendo que todos los viajeros de aquel crucero automáticamente guardáramos silencio sobrecogidos... era pura magia.

Del mismo modo que he leído una y otra vez sobre esos maravillosos templos que salpican todo el valle, también había leído sobre la maravillosa experiencia de navegar por el Nilo, pero por muchas fotografías que veas, tienes que vivirlo. Y a pesar del sentimiento de decepción que me traje de "el viaje de mis sueños", no tengo ninguna duda que tengo que volver a surcar las tranquilas aguas de Happi.



lunes, 30 de marzo de 2020

Realidad alternativa

"La Galería" (1928) de Feliu Elias Bracons


En un mundo paralelo tu y yo estamos juntos...

Como realidad alternativa vivimos un sueño en el que tú me das un beso todas las mañanas y te despides con un hasta luego...

Un hasta luego alternativo que se extiende desde ese beso hasta el siguiente beso de nuevo en casa, en la cocina, sacando los platos para sentarnos a comer y contarnos el día...

Días alternativos que pasan entre besos, enfados, risas, agobios, felices cumpleaños, camisas sucias, miradas furtivas... Y pensamientos alternativos de cómo sería mi vida sin tí...

Y aquí estoy, en esa otra realidad, alternativa de la alternativa, sabiendo realmente cómo es mi vida sin tí...

lunes, 13 de enero de 2020

Hola de nuevo blog

2020... Han pasado un buen montón de años desde que empecé este blog con pretensiones, aunque al principio me costaba eso de escribir sin papel y boli, y hoy, ironías de la vida, me encuentro escribiendo en la app del móvil, que ni recordaba haberla instalado.
Han pasado muchos años, si, pero sigo teniendo la misma alma frustrada de siempre, sigo sintiendo la misma necesidad de expresar todas mis incongruencias, sigo esperando llegar a ese sitio, ese momento, ese lugar, dónde me halle y me hallen... la diferencia es que antes buscaba, aunque no encontraba, y ahora estoy sumergida hasta las cejas en este mar de trabajo, trabajo y más trabajo, que llena cada centímetro de mi vida y no deja respirar esa pequeña parte de artista que se que sigue en mí, aunque callada, quieta, ahogada... Me confieso en parte culpable de ello, pero me niego a cargar con toda la responsabilidad y, sobre todo, a dar por perdidos esos pocos centímetros que pertenecen a mi esencia.
Por lo pronto me he aventurado a escribir estas breves palabras, aunque haya sido a golpe de pulgares, y le prometo a la pequeña artista que habita en mí que la sacaré de vez en cuando para que se airé y vea la luz, no vaya a ser que haga un Banksy con mis tripas y se me indigeste el Arte...