En este blog aparecen algunas imágenes que encuentro por internet que,normalmente, son acompañadas del nombre de su creador. Sólo intento transmitir mi amor por el Arte, pero si alguien no quiere que aparezcan sus imágenes aquí sólo tiene que decírmelo e inmediatamente serán retiradas.

viernes, 22 de julio de 2011

INGENIERIA Y JUEGO: ALEXANDER CALDER

Como en otras ocasiones el socorrido Google nos anuncia, con un peculiar enmascaramiento de su nombre, un acontecimiento digno de recordar; hoy rememora el nacimiento de Alexander Calder (1898-1976), estadounidense de nacimiento y muerte, cuyo trabajo de ingeniero le llevó a encaminar su faceta artística al plano de la escultura, sorprendiendo y revolucionando "al mundillo" con una nueva concepción de este arte.
En efecto, hasta Calder a la escultura le pesaba su estatismo y robustez, contra lo que artistas de todos los tiempos han luchado intentando imprimir movimiento y volatilidad a lo esculpido: el paño mojado, la serpentinata, el escorzo...Técnicas éstas que han alumbrado unas esculturas "vivas", con mayor o menor fortuna, pero que nunca conquistaron el movimiento como lo hizo Calder con su arte cinético.
Estos móviles o "chupin", que han alegrado a más de un bebé en su cuna, están en la mente colectiva de todos, en muchos casos sin saber muy bien qué son y porqué existen... Como suele pasar con el arte contemporáneo, a muchos les parecerán un insulto a la inteligencia considerar como Arte piezas de este tipo, que han servido principalmente para entretener a infantes llorones pero, como en otras ocasiones, no me molesto en rebatir tal pensamiento, pues es un esfuerzo inútil intentar hablar a quien no quiere escuchar, y me voy a ir por las nubes... por las "Nubes de Calder"...
Las "Nubes de Calder" pueden ser contempladas en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, suspendidas en el techo y paredes del susodicho, de manera que parece que flotaran sobre las cabezas de los allí presentes; estas "nubes" de madera contrachapada, de diferentes formas, tamaños y colores, no se disponen de una forma arbitraria, ni siquiera estética, sino que corresponde a un meditado proyecto de estudio acústico del espacio llevado a cabo en colaboración con el arquitecto del edificio Carlos Raúl Villanueva. Se aúnan así en este conjunto unos extraordinarios conocimientos técnicos de arquitectura e ingenieria, con una sensibilidad que aporta una belleza visual inusual en este tipo de construcciones, por lo general de corte más formal, pulcro y sobrio, como mandan los cánones de solemnes universidades de todo el mundo.
Siendo indudable e indiscutible su acierto como ingeniero, cabe preguntarse por su implicación como escultor en esta obra... Yo he decidido refugiarme en lo que en psicología llaman el "efecto de mera exposición", por el que algo acaba por gustarnos cuando lo hemos mirado repetidas veces, y me imagino en ese escenario contemplando las enormes placas sobre mi cabeza,  que en directo deben imponer bastante más que en una foto... no estaría mal exponer mi trabajo de fín de carrera allí...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada