En este blog aparecen algunas imágenes que encuentro por internet que,normalmente, son acompañadas del nombre de su creador. Sólo intento transmitir mi amor por el Arte, pero si alguien no quiere que aparezcan sus imágenes aquí sólo tiene que decírmelo e inmediatamente serán retiradas.

martes, 2 de abril de 2013

"FULLERIA"

Uno de mis bocetos
Llevo un par de años aprendiendo a pintar en mis pocos ratos libres y últimamente me ha dado por el retrato, a pesar de que estoy bastante verde en dibujo, por lo que me han enseñado a usar la socorrida cuadrícula para que la figura salga proporcionada y, sobre todo, "reconocible", en principio mi principal preocupación. Mi profesora dice que "es hacer trampas, pero menos" pues, aunque después tengo que calcar el dibujo al papel definitivo (que va a depender de la técnica con la que vaya a darle color), ese dibujo hecho gracias a la cuadrícula no deja de ser de mi propia mano. Siempre me he sentido un poco "fullera" con este método, pues yo aspiro algún día a poder hacerlo a mano alzada, sin ayuda de cuadrículas ni calcos, y presumir orgullosa de ello.
La lechera (hacia 1660)
Vermeer

Sin embargo, he hecho un descubrimiento que hace sentirme menos mal con esta pequeña fullería y al mismo tiempo ha despertado en mí algo de desencanto por uno de los artistas más importantes de la pintura holandesa del XVII. Si os hablo de La joven de la perla o de La lechera o incluso de Mujer leyendo una carta, muchos sabréis que estoy refiriéndome a Johannes Vermeer, uno de los mayores exponentes del naturalismo y la pintura costumbrista en Holanda, posible discípulo del mísmisimo Rembrandt y muy influenciado por Fabritius (seguramente se influenciaron mutuamente). Pues bien, hacia 1622 está documentada la entrada en Holanda de un aparato entonces revolucionario por su aplicación a las artes plásticas, y en un futuro a la fotografía; se trata de la "cámara oscura", un instrumento óptico que permite obtener una proyección plana de una imagen externa sobre la zona interior de su superficie (wikipedia), es decir, que la imagen se proyecta directamente sobre el papel y no hay nada más que marcar el contorno de esa imagen con un lápiz y, voilá!, ya tenemos el dibujo hecho para empezar a aplicar color. No se a vosotros, pero a mi me recuerda horrores a un juguete para niños que llevo viendo varios años en la campaña de reyes...

El caso es que, parece ser, Vermeer pudo usar una de estas cámaras oscuras, de gran formato además, fundamentando esta creencia en que acusa peculiaridades propias del empleo de este artilugio como es la poca profundidad del campo visual, las forzadas diferencias de tamaño entre las figuras, o la mezcla de zonas enfocadas y desenfocadas que se ven en algunas obras.
Pero mi estupor no se ha quedado sólo en saber que Vermeer hacía fullería; parece ser que el empleo de la cámara oscura como instrumento auxiliar de dibujo ya lo emplearon eminencias de la talla de Da Vinci y Durero, y más tarde también Canaletto, lo que hace cuestionarme el papel del dibujo en el proceso creativo, como elemento básico en el desarrollo de una obra, o como elemento secundario supeditado a la aplicación del color... cada caso es diferente, lo se, por eso no me voy a sentir acomplejada por usar una cuadrícula para guiarme a la hora de hacer un retrato porque ahora puedo decir: "más fullero era Vermeer!!!"
Bocetos de Canaletto hechos con cámara oscura

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada