En este blog aparecen algunas imágenes que encuentro por internet que,normalmente, son acompañadas del nombre de su creador. Sólo intento transmitir mi amor por el Arte, pero si alguien no quiere que aparezcan sus imágenes aquí sólo tiene que decírmelo e inmediatamente serán retiradas.

martes, 28 de junio de 2011

NOS ROBARON EL SUEÑO AZUL...

Tenía tan asumido que ibamos a conseguirlo... Todas las encuentas reflejaban el apoyo masivo al proyecto de Córdoba 2016... Por primera vez en Córdoba un proyecto unía a todos sus habitantes, ganando con creces el amor por nuestra ciudad a la propia idiosincrasia malaje del cordobita... pero no pudo ser...
Una vez más ha quedado claro que somos marionetas en manos de cuatro teatreros, que nos manejan a su antojo y encima nos hacen creer que todo es justo y "democrático". ¿Por qué lo han llamado "Capitalidad Cultural" si la cultura aquí no ha tenido nada que ver? No han tenido en cuenta los siglos de bagaje que Córdoba lleva a sus espaldas, ni los esfuerzos que año tras año tiene que hacer para no seguir siendo esa "Córdoba lejana y sóla" que cantaba el poeta, ni mucho menos los sacrificios que esta pequeña capital de provincia hace para no caer en el olvido administrativo de un país que parece reconocerse sólo de Despeñaperros para arriba...
Estoy indignada, sí... Estoy indignada porque de todas las provincias candidatas San Sebastián ha sido elegida con un descaro político increíble, ¿y esperaban que no nos diéramos cuenta? Donostia era candidata por algo; indudablemente era tan digna rival como todas las demás, pero recordemos que precisamente hace un mes Bildu consiguió meter la cabeza en su Ayuntamiento y en su Diputación, ante el sonrojo de toda España, incluido el mismo Presidente ZP, y encima Europa le va a financiar con fondos culturales!!! En el discurso del presidente del jurado, se ha atrevido a decir que es una ciudad que apuesta por la paz y los derechos humanos!!! y sin embargo ha omitido mención alguna tanto a Córdoba como a Segovia, ciudades ambas en las que ancestralmente ha existido la multiculturalidad, y que además erán las dos favoritas!!!
Siento si alguien se siente ofendido por mi opinión, pero más siento que Córdoba, una vez más, sea ignorada política, económica y culturalmente hablando, y que esos fondos que tanta falta hacen aquí en el Sur estén irremediablemente destinados a financiar cualquier cosa menos cultura. Ojalá me equivoque.

lunes, 27 de junio de 2011

HORUS Y RA, NI ES LO MISMO NI ES IGUAL...

Hace cosa de mes y medio, y después de varios años diciendo que iba a hacerlo, por fín me tatué... A nadie tiene que importarle qué es, ni qué significa para mí, ni porqué me lo he hecho, pero el caso es que todo el mundo tiende a opinar porque sí, porque el género humano se suele meter donde no le importa, y no sólo eso, sino que se dignan a decirme que "eso a tí no te pega"... Sinceramente, su opinión no me afecta lo más mínimo, pero lo que no podía permitir es que algún que otro listillo me dijera: "anda! si es el ojo de Ra"... La primera vez que me lo dijeron me sangraban los oídos pero entendí que no todo el mundo tiene que saber que es el Ojo de Horus, sin embargo la segunda y sobre todo la tercera vez ya no pude ser tan comprensiva... Horus y Ra, ni es lo mismo ni es igual!!!
HORUS
 
RA
Enfrentando a las dos representaciones más comunes, podemos empezar a notar algunas diferencias; en este caso, vemos como Ra aparece tocado con el Disco Solar, mientras que Horus aparece con la corona doble del Alto y Bajo Egipto. Los jeroglíficos representan a ambas deidades, la mayor parte de las veces, con cuerpo de hombre y cabeza de halcón, aunque la iconografía de Horus es mucho más rica, de manera que podemos encontrarnos con la figua de un Halcón con la corona doble, o el Disco Solar con alas de halcón desplegadas, incluso una figura leonina con cabeza de hombre o de Halcón, a la manera de la Gran Esfinge, y que se conoce como "Harmajis" (Horus que está en el Ajet = horizonte).
La mitología le atribuye a Horus el honor de haber sido el iniciador de la civilización egipcia, y su culto se remonta a la Epoca Predinástica; además, durante el Imperio Antiguo se consideraba al faraón como la manifestación de Horus en la tierra. Sin embargo Ra era tomado como una entidad impulsora del Universo, dador de vida y responsable del ciclo de la muerte y resurreción; en la Dinastía V se elevó a deidad nacional y conservó la supremacía absoluta del panteón egipcio en todas las épocas, excepto durante el reinado de Akenatón (durante el cual se llevo a cabo el culto monoteísta a Atón), de manera que las culturas posteriores griegas y romanas identificaron a Ra con Zeus y Júpiter.
Y volviendo a mi tatoo, nos adentramos por fín en porque se llama "Ojo de Horus" y no "Ojo de Ra"...

Pectoral de Tutankamón con el Ojo de Horus
La mitología egipcia cuenta que Osiris, padre de Horus, fue asesinado por su propio hermano Seth, simbolizando así la continua lucha del bien y el mal, y el triunfo en última instancia del primero gracias a la intervención de la gran diosa madre Isis, que le devolverá la vida. Mientras ésto ocurría, Horus quiso vengar a su padre perdiendo en el combate con Seth su ojo izquierdo; el dios Thot lo sustituyó entonces por el Udyat para que así pudiera recuperar la vista, aunque este ojo estaba dotado además de cualidades mágicas... El nombre de Ra no aparece por ningún lado, verdad? Su mitología se reduce principalmente a cómo cruzaba el cielo en su barca solar durante el día, mientras que de noche atravesaba el Duat (inframundo) en otra barca para terminar luchando contra la serpiente Apofis, la cual quería impedir a toda costa que Ra resurgiera cada mañana.
Es por ello que el Udyat u "Ojo de Horus" fue considerado el amuleto más potente en el antiguo Egipto, simbolizando además  la salud, la prosperidad, la indestructibilidad del cuerpo y la capacidad de renacer... Motivos suficientes para llevarlo de por vida y si es tatuado mejor, que así no cabe la posibilidad de que se me pierda.

martes, 21 de junio de 2011

DE LAS COSAS QUE DUELEN...

Desgraciadamente para mí, mis estados de ánimo marcan la frecuencia de mis escritos y sobre todo el tema de los mismos; mi mejor vía de escape se ve reducida así de manera forzosa, precisamente cuando más falta me hace hacer uso de ella; pero como otras cosas en mi vida, lo asumo, lo acepto y me resigno, aunque hago algunos esfuerzos por cambiarlo y me atrevo a teclear unas letras a ver qué sale ...

Y aunque aparentemente no sea un tema agradable, encontrarme con esta obra de Munch me ha hecho reflexionar sobre el dolor, el espiritual por supuesto, porque mi experiencia acerca del dolor físico se reduce a alguna que otra caida de pequeña con su consecuente hematoma o al que experimentamos algunas mujeres con ese "regalo divino" que es la menstruación ... en fín, no quiero irme por los cerros de Úbeda ...

Edwar Munch (1863-1944) vivió como pocos el sufrimiento, pues desde niño conoció en el seno de su familia la agonía de una enfermedad (la tuberculosis) que se llevó tempranamente a su madre y a su hermana, marcando irónicamente una producción artística muy afortunada, que le han convertido en uno de los referentes de la pintura del siglo XX. La angustia, la soledad, el dolor en definitiva, se manifiestan continuamente en sus obras, mediante un lenguaje de trazos atormentados y colores inquietantes que convierten un lienzo, como el que ilustra estas líneas, en una fuente de sentimientos encontrados y perturbadores para el espectador.

Edwar Munch
"..." (1894)
En un primer vistazo a la imagen me pareció que eran un par de enamorados en un tierno abrazo ... nada más lejos! Ateniéndonos a sus dos títulos podremos sacar conclusiones: "Vampiro" y "Amor y dolor" ... Ese amoroso abrazo de un primer momento se tornó en el abrazo sangriento de la muerte encarnado (cómo no) en la figura de una mujer, que envuelve con sus brazos y su pelo toda la figura del hombre, el cual se agarra fuertemente a su cintura sucumbido por el placer del mismo dolor que le proporciona la femme fatale... real como la vida misma señores: la perversa fémina aprovechándose del indefenso varón ... Lecturas feministas aparte, el dolor que imaginamos que la "vampira" pueda proporcionarle debe ser mucho menor que el gozo que experimenta en su regazo, puesto que es una escena que transmite serenidad, incluso ternura, quizás sólo interrumpida por el simbolismo del rojo que tiñe la melena de la mujer.

En conclusión, de las cosas que duelen se han escrito ríos de tinta como suele decirse, seguramente porque en ellas encontramos cierto placer y deleite, y nos dejamos envolver por ese sentimiento que nos llena de contradicciones, con un si pero no, un te quiero pero te odio, un tormento y un éxtasis, un "muérdeme" aunque me duela ... El ser humano es así, masoquista por naturaleza. Las cosas que duelen nos gustan, porque nos hacen sentir vivos ...